Formulario de búsqueda

Síguenos 

Brasil recrudece su ofensiva contra los préstamos extranjeros
Es la segunda vez en dos semanas que el Ejecutivo de Dilma amplia el plazo para aplicar el IOF

Brasil recrudece su ofensiva contra los préstamos extranjeros

Brasil mantiene la batalla para asegurarse la estabilidad del real. Una nueva medida, que se suma a la rebaja del Selic la semana pasada, apunta directamente a todas las líneas de crédito abiertas por empresas brasileñas en el exterior y pretende parar el torrente de dólares que está revalorizando la moneda nacional. 

El Ejecutivo de Dilma Roussef ha vuelto a ampliar la aplicación del Impuesto por Operaciones Financieras (IOF) del 6% a los préstamos extranjeros, esta vez hasta cinco años. Hace apenas dos semanas la tasa solo se cobraba en los créditos con vencimiento de hasta dos años.

Foto: Roberto Stuckert Filho/Presidência da República

Según el diario Valor, esta nueva maniobra pretende abarcar todas las líneas de créditos ya que casi no existen préstamos por encima de ese plazo, excepto la financiación ligada a las infraestructuras. Los bancos internacionales, especialmente los europeos  castigados por la crisis, ya llevan tiempo reduciendo los plazos y elevando los intereses de las operaciones más largas.

El diario recoge la opinión del director de un banco, al que no cita, en la que expone que algunas operaciones que ya se habían negociado han sido colocadas en espera. “Los bancos están buscando alternativas”, dice. “Inumerables operaciones están siendo revaluadas”. La medida debe inhibir también los préstamos intercompañías, cuando la matriz toma recursos en el exterior para transferirlos a la filial en Brasil, práctica que se ha intensificado gracias al diferencial de intereses entre el mercado doméstico y externo.

Según un ejecutivo de una entidad extranjera que cita anónimamente Valor, el Gobierno de Dilma estaría atacando en el lugar equivocado al no haber demasiadas operaciones de crédito este año, ya sea por la falta de liquidez en dólares o por las dificultades de muchas instituciones financieras tienen que enfrentar en Europa.